De locura en locura y a Burgos porque toca (I)

Pues soy uno de los locos de las curvas que va de cuando en cuando con el loco éste y me preguntó si le podía ayudar… respondí que si… jajajaja!! Ahí va la primera parte de una intentona, en la cual trataré sobre todo, de ser ameno y que os riáis un poco.

Aquí os contaré parte de mis auténticas locuras en moto, como ésta 1ª parte en la que un amigo y yo nos metimos la friolera de 628km en un día, con sendas “motos” de 49cc a 70km/h y cómo hicimos para poder ir volver en el mismo día.

Ésta es la primera parte de esa locura… quedan dos más, o es espero (aún no está terminada del todo) y sobre todo deseo que os echéis unas buenas risas.

V’s (Alex)

Corría mayo de 1991. Hacía poco más de dos años y poco que mi madre había decido abandonar este mundo por el maldito cáncer y con tan sólo 16 años -a punto de hacer 17- era una auténtica cabra loca.

G.A.C. (Mobylette) University. Imagen sacada de internet
G.A.C. (Mobylette) University. Imagen sacada de internet

Y como cabra, tenía mi GAC University subida a 65cc con escape metrakit y carburador dell’orto de 16mm de diámetro. Aún no sabía qué hacer, si cambiar el variador o no. La moto ya corría lo suficiente (llegué a ir a 110km/h bajando al lado de Michel con su TZR80 camino a Motos Cano en Alcalá de henares hasta que se cayó el tubo de escape) pero no me llamaba la atención eso de “frenar y acelerar”; Yo quería jugar con las marchas!!! Mi amigo Pedro tenía por entonces una FDX de 50 que era un tiro… pero no tenía suficiente pasta para poder gastar las más de 140.000 pesetas que costaba la moto que quería, Rieju Maraton RV de campo; Eso si que era un tiro! Y refrigerada por agua! Sueños, sueños qué bonitos e imposibles en aquella época.

Mayo estaba haciendo honor al refrán, siendo ventoso como pocos y con un frío de carajos. Además se acercaba el fin de curso, volvería a Torrejón a estudiar COU, e iría a un “insti” de Torrejón. Pero seguiría con mi Mobylette tipo 00560 con asiento para dos -estaba prohibido ir dos en un ciclomotor- y color naranja chillón!!! Pero no contaba con los planes de Juan y de mi padre… Juan era un alumno de mi padre que tenía una Puch Condor III amarilla y negra, super cuidada y se había sacado el A2 (antes sólo había A1 motos hasta 74cc y A2, motos de más de 74cc). Se lo comentó a mi padre y aquella misma semana, mi padre me dijo que tenía una sorpresa para mi.

Allí estaba, en el garaje!!! Flipé, literalmente Creo que jamás se me ha desencajado tanto la mandíbula de felicidad. Juan se compró una Cagiva Freccia 125 blanca como ésta.

Cagiva Freccia 125 7 speed. Imagen sacada de internet
Cagiva Freccia 125 7 speed. Imagen sacada de internet

La 1ª moto con 7 marchas; la puch tenía 4 y ya tenía yo que pensar en qué marcha estaba como para irme a 7; tenía que aprender y 4 y a toda velocidad, así que 4 me parecían suficientes!!! Pero también había que estudiar. Al final, acabé 3º de BUP arrastrando la química de 3º, pero mi padre me perdonó ese fallo, porque conocía a la profesora ya que habían sido compañeros y sabía lo hija de satanás que era.

Aún recuerdo cuando llegó ese 14 de junio de 1991. Último viernes. Último día en mi instituto de Madrid (Barrio de la Concepción). Pero esa misma noche me iría al Araque -pub, bar o como lo queráis llamar- con los amigos a enseñarles mi nueva moto!!! No era nueva, pero para mi si, y era mía!!! Ya había estado practicando en el garaje y ya había tenido algún que otro sustillo apretando el freno de disco delantero!!! Aquello si que frenaba en comparación con mi University. Llegué al Araque y aparqué. Enseñé la moto a todos los amigos. Estaba reluciente (la había limpiado). En una semana empezaban las fiestas de Torrejón de Ardoz (Madrid) y las vacaciones de verano!

La mía, era una Puch Condor III amarilla y negra, con la máscara del faro cambiada, como ésta

Puch Condor III. Imagen sacada de internet
Puch Condor III. Imagen sacada de internet

Estuvimos toda la tarde con la moto, viendo qué podíamos hacerla para mejorar. Lo primero que la hice fue comprar un tubo completo de Metrakit que costaba 27000 pts (aprox. unos 170€), pero que pude sacar por 21000 (unos 126€). Era un ahorro considerable. Lo montamos justo antes de emprender la aventura con la que me quedé prendado de este mundo. Lo compré el sábado 15 y lo íbamos a montar esa misma tarde, pero no había llegado el silent-block que lo unía al chasis… qué ansia!!! El siguiente miércoles ya estaba. Pero Raúl ya se había ido al pueblo a pasar el verano. Me ayudó Santi. Santi tenía una Puch condor, pero la IV, la que llamaban la dominator, porque tenía una estética parecida a la Honda Dominator 650.

La de Santi era Roja, y era el modelo más nuevo que había y tenía un aire a la superventas de la época, la Honda Dominator 650, hasta el en color. Era este modelo. Y corría como un demonio.

Puch Condor Trail. Imagen sacada de internet
Puch Condor Trail. Imagen sacada de internet

Mientras montábamos el tubo, Santi me dijo que ahora si que nos podíamos ir con las chicas (las novias que teníamos en su momento) a Loeches o incluso a Campo Real. A Loeches ya habíamos ido unas cuantas veces y algunas menos a Campo Real. Eran casi 50km ida y vuelta… nos parecían suficientes. Nos miramos con cara de “a que no hay huevos de irnos ahora”… esa misma tarde subimos a las chicas y nos fuimos hasta Morata de Tajuña. Eran casi 100km… el doble de lo que habíamos pensado. Cuando volvimos de nuevo a Torrejón, paramos a tomar algo en un bar y mientras las chicas hablaban de lo que las dolía el culo, Santi y yo pensábamos nuestra próxima aventura. Echábamos de menos al capullo de Raúl… un pintas, todo hay que decirlo, pero gracioso a más no poder el jodío! Su familia era de Villasur de Herreros, en Burgos, y los veranos los pasaba en el embalse de Uzquiza, que hacía las veces de playa.

Eran 3 horas en coche… si no había tráfico. Casi el triple de lo que habíamos hecho hoy, sólo para ir. Luego había que volver. Y los 6,5L del depósito de gasolina se hacían muy muy cortos… empezamos a maquinar y entre eso y los quintos de Mahou que iban acumulándose encima de la mesa os podéis imaginar el resultado. ¿A que no hay güevos a ir a ver a Raúl a su pueblo?.

Joder, empecé a hacer cálculos… a 60km/h de media (cuando ibamos con las chicas) tardamos en llegar a Morata que eran 46 km (desde casa de Noemi) pasando por Campo Real (no podíamos salir a la N-III) casi 50 minutos. Sin las chicas iríamos más rápido, pero también consumiríamos más… pero tardaríamos menos. Yo necesitaba más punta (piñón al canto con un diente más que cayó el lunes). Joder, eso significaba que en el mejor de los casos podríamos ir a 70km/h unos 180km yendo a esa velocidad antes de entrar en reserva…y supondría 2h para 180km y llegaríamos justos de combustible a Burgos (sobrarían un litro y muy poco antes de la reserva)… uffff… y en tiempo?

Ahí residía el principal problema. Estar 2h a 70km/h sin parar ni un instante encima de la moto, era un auténtico “rompeculos”… y eso no era lo peor. Lo peor era que el 60-70% del camino era en subida, o íbamos por autovía (debíamos ir como poco a 70) y jugarnos que los amigos de verde nos crujieran el culo con una multa. No sé por qué pero a cada opción que planteábamos siempre nos rompían el culo (debe de ser algún efecto secundario de los botijos de mahou), o bien los de verde, o bien nuestras compañeras. Quedamos en hablarlo al día siguiente…

Alexpc73 Continuará…

Anuncios

Un comentario sobre “De locura en locura y a Burgos porque toca (I)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: