De locura en locura y a Burgos porque toca (II)

Viene de https://masquecurvas.wordpress.com/2013/02/14/de-locura-en-locura-y-a-burgos-porque-toca-i/

Yo pensé que sería fruto del alcohol (24 quintos bien fríos podían hacer estragos) y de la euforia de habernos ido hasta Morata y haber vuelto bien y que no se hablaría más del tema. A las 11 de la mañana Santi ya había llamado a Raúl, y en mi casa sonaba el teléfono.

Aaaaaleeeeeeex, Raúl al teléfono. Date prisa que dice que cuesta pasta. Corrí hasta el fijo (no había móviles en la época). “Qué pacha tío. Vaya sorpresón. Vais a venir el próximo sábado, tío, sois la polla… me ha dicho Santi que ya que no estoy en las fiestas, que haremos las fiestas en Herreros y barbacoa en el pantano!!! ¿A qué hora llegaréis? ¿Os quedáis a dormir? Tenemos garaje para las motos…” No callaba de la emoción que tenía! Yo empecé a marearme y le dije: “espera tío, que aún no he hablado con Santi de nada de esto, sólo lo comentamos mientras estábamos con una caja de quintos ayer con las chicas en el parque de enfrente del Araque. La madre que lo trajo. Déjame que le llame y te llamo yo con lo que hablemos. Dame el nº de tus abuelos”. Todo me empezó a temblar y se me hizo un nudo en el estómago. Descolgué y llamé a la casa de Santi.

La conversación la recuerdo vagamente pero fue algo así… “Yo: A ver Santi, a ti se te ha ido la olla? Estás anormal?… Santi: Venga tío, la aventura es la aventura Alex. Además así vemos el aguante nuestro y de nuestras máquinas… Yo: Y si se nos gripa una qué? A quién recurrimos, porque mi padre me mata si me tiene que ir a buscar a Burgos porque se me ha jodido la moto. Y a las chicas qué las decimos? Que nos piramos y ya…? Estás borracho?… Santi: Venga Alex… que cuento contigo tío… que se que puedes mirar en la guia Michelin de tu padre los planos y cómo ir mejor. Me han dicho que han abierto un nuevo taller, Motos Ceni se llama, que está cerca de tu casa. Yo te regalo el piñón del que hablabas ayer, compralo ahí mañana y pilla uno para mi… Yo: Yo? Ayer? Hablé del piñón de ataque? Santi: Si, para poder ir a 70 o más con menos riesgos de gripar… Yo: Vale tío, espera que me visto, y me voy pa tu casa…” Mierda de quintos!!! Tengo que tratar de no beber cuando este cabrón trata de liarme me decía a mí mismo mientras me vestía. Ostias!!! Tengo que llamar a Raúl… “Oye tío que te llamamos a lo largo de esta semana, pero no sé si iremos… ya sabes, los quintos, vale?”.

Ahora me tenía que acordar de todos los putos datos que seguramente a “ojo de buen cubero” -lo de cubero no sé si porque estaba como una cuba o qué- calculé o dije o estimé… yo qué se!!!!. Llegué a casa de Santi y estaba abajo esperándome ansioso. y con ganas de empezar a planificar… Tenía que pensar rápido!!!
Bien!!! Primera ocurrencia para que no fuésemos: “Oye tío, aquí si que hace falta casco”… Santi: Tengo el de mi primo que me vale!!!
2ª: A mi no me van a dejar quedarme a dormir allí, porque mi padre si le digo que me voy a Herreros no me deja ni de coña… y menos en la moto… Santi: A mi tampoco, pero si no he hecho mal los cálculos, según lo que dijiste ayer -joder qué elocuencia tengo cuando bebo, la ostia- si salimos a las 6 de la mañana, podríamos estar a la hora de comer en Herreros y sobre las 11 de la noche de vuelta en Torrejón…
Vale, se me acababan de caer las excusas… una opción razonable era rajarme al 100% y quedar mal con Raúl y con Santi… porque ya se había puesto la maquinaria en marcha y teníamos exactamente ese domingo y el resto de la semana para preparar todo el viaje.

Santi, necesito un algo para espabilarme tío… aún estoy un poco flipao y no pienso con claridad. Vamos a por una coca-cola y vamos a mi casa a mirar las distancias que hay en la guía Michelin de mi padre. Pilla la burra venga… Cogimos las motos y en los frutos secos del barrio, compramos dos coca-colas y subimos a casa.
Tomamos prestada la guía Michelin para el cálculo de la distancia de Madrid a Burgos, pero nosotros estamos en el km 22 de la A2… hay que sumar eso a la distancia que indique más o menos. Joder!!! 259km y 22 de la A2… la ostia tío… que nos vamos 281, y luego hay que sumar los que haya de Burgos a Herreros, que son casi 30, Santi, nos vamos a 300km. Son 4 horas sin parar yendo a una media de 70km/h… si salimos a las 6 de la mañana, a 12 como tarde podríamos estar ahí, comer prontito y a las 15:00 salir de vuelta y a las 20:00 estar de vuelta!!! Es factible tío!!! Semos la polla, seeeeeeeeeeeeeemos la polla!!! Vamos a llamar a este, pero desde una cabina que como me oiga mi padre me la corta y no me deja coger la moto en un mes!!!!

La emoción mezclada con la locura, la insensatez y la juventud nos estaban llevando hacia una gran aventura. Tras hablar con Raúl, le dijimos que sobre las 12 o 13:00h del próximo sábado estaríamos en Villasur de herreros para hacer esa BBQ y bañarnos en el pantano, ya la tendrían que tener encendida y casi con la carne puesta, que por si acaso saldríamos a las 3 de la tarde para Torrejón de nuevo, por si pasaba algo… Volvimos a nuestras casas a comer con la promesa de pensar en qué necesitaríamos para el viaje y cómo lo íbamos a hacer, y que por la tarde lo pondríamos en común con unos quintos… quién dijo miedo!?

Pues mientras comía con mi familia, pensaba para mí mismo, qué sería necesario… a ver: dos bujías, aceite de mezcla, bombillas delanteras y traseras, los piñones de ataque, para ir más suelto, guantes, casco, cazadora (que a las 6 de la mañana hace un fresquete interesante, aunque sea junio), tabaco, dos mecheros (antes fumaba), dinero en efectivo por si aca… algo de beber por si paramos en medio del camino, y un algo de comer, unos sandwiches o algo así… joder!!! Es demasiado peso… De repente mi padre me dió un pescozón y me preguntó: En qué coño piensas… deja de dar golpes al plato que ya te has acabado la sopa!!! Perdón, perdón, pensaba en mis cosas papá…

Acabamos de comer y me fui con la moto a ver a Santi, le llamé al telefonillo y le dije que bajase. Fuimos al 3J (un bar al lado de su casa) a por dos cafés con hielo y un par de “patxis” (patxarán) en tubo. Llevaba todo escrito en un folio. Joder Santi, tenemos que llevar un par de mochilas cada uno como sea, te cuento y me dices qué te parece. En una mochila llevamos el aceite, los repuestos (bujías, bombillas y herramientas) un poco de gasolina y en la otra, la comida, tabaco, metemos la chupa cuando tengamos calor, el bañador y una toalla de manos del baño para secarnos, o para llevar lo que veamos o digamos ahora. Jooooder Alex, dos mochilas cada uno? Te pareces a mi madre que se quiere llevar la casa cuando vamos de vacaciones. Entonces empezó la argumentación de Santi (que si la aventura es lo que tiene, que si soy demasiado previsor, etc) y los argumentos míos en contra de Santi, que se prolongaron hasta casi 8 de la noche.

Al final llegamos a un “consenso” que demostraría varias cosas… a posteriori o a toro pasado como se dice por aquí:

1º.- Subestimamos la capacidad de la moto para soportar la carga y sobreestimamos la nuestra para llevar el peso. La moto podría con la carga que llevábamos y más, pero nuestros hombros parecían no soportar tan bien los 8L de gasolina con aceite ya pre-mezclado que llevábamos en 4 botellas de 2L (de las de coca-cola, reutilizadas) más la bujía, más un bote de grasa para la cadena, y las herramientas y las bombillas. A esto hay que sumarle que en la mochila de atrás llevábamos la toalla (de playa al final), y el bañador y una camiseta por si acaso…
2º.- Subestimamos el frío que podría hacer a la 6 de la mañana y que además ni pensamos que íbamos a Burgos, única capital del mundo que tiene dos estaciones, la de Tren y el invierno permanente en el que se vive en esa provincia la ostia qué rasca!!!
3º.- Sobreestimamos la fiabilidad de nuestras monturas… en motores de 2T con 49cc y poco más de 4Cv de potencia, someterles a semejante esfuerzo, y con 25ºC de máxima (unos 35-40ºC el asfalto) era una salvajada.
4º.- Pecamos de optimistas… si sobreestimamos nuestra capacidad de aguante de la carga tanto en hombros, como en el culo, y la fiabilidad de nuestras máquinas, era imposible cumplir con el horario previsto. Ni de coña!!!

Total que al final, el nos plantamos el viernes a primera hora de la tarde en el taller de Motos Ceni, para cambiar el piñón de ataque. Una hora y media más tarde teníamos el piñón de 13 dientes cada uno puesto y la cadena engrasada… lo probamos y la moto iba de coña en 4ª (la mía se notaba muy desahogada, pero no sabía a qué velocidad iba porque no tenía velocímetro). Fuimos a llenar los depósitos y las 4 botellas que cada uno llevaríamos. Comprobamos las luces delanteras y traseras… y quedamos en vernos en casa de Santi a las 06:00h en punto!!! Ya estábamos listos para la gran aventura…

A las 5:30am sonó el despertador y me levanté y desayuné un coca-cao a toda leche!! Un cigarrito mientras bajaba al garaje, y el jersey -qué coño cazadora dijimos el día anterior- de entretiempo, el casco y los guantes estaban abajo en el trastero junto con las dos mochilas. La indumentaria era un simple vaquero, las zapatillas deportivas, calcetines finos, camiseta de manga corta, jersey fino, casco y guantes (finitos de lana)…

La 1ª guantá llegó nada más salir del garaje… La leeeeeeeeeeeeeeeche!! Quién se ha dejao’ la puerta abiertaaaaaa!!! ¡¡¡¡¡Queeeeeeeeeeeeeeeee frío!!! Y eso que llevaba el jersey de entretiempo ya puesto… pero una vez más la insensatez se apoderó de mi y seguí camino a casa de Santi… quien también estaba tiritando de frío abajo con las dos mochilas (una delante y otra detrás) y el casco puesto. Me acuerdo que me dijo: oye tío, y si subo a por un par de sudaderas?. Yo le respondí que seguramente eran dos horas de fresco (cuánto listo hay por el mundo… jajajajaja!!!) y que en nada entraríamos en calor…

Si, si que entramos, pero nada más llegar a la subida de la Cabrera. Hacía un frío de narices y ya habíamos pasado por Ajalvir, y nos dirigíamos hacia Algete. En esa especie de “estepa” que hay en el este de Madrid soplaba un “vientecico” de narices; y el frío iba en aumento. Estaba empezando a arrepentirme de no haber dejado subir a Santi a por ese par de sudaderas. Pasamos por al lado del circuito del Jarama y ya íbamos por la autovía a 80km/h, según el marcador de Santi. Esto iba genial…. iba, efectivamente.

Fue empezar la subida de la A1 tras el Jarama, y ya nuestra velocidad bajó a 60-65km/h y con dificultades. Íbamos por el carril derecho y había veces que teníamos que bajar a 3ª para no quedarnos cerca de los 50km/h ya que los motores no daban… y eso nos obligaba a ir por el arcén, y que los camiones nos pasaran a escasos centímetros de nuestros cuerpos y máquinas. Hasta Buitrago del Lozoya se hizo eterno, pero la subida no había hecho más que comenzar, y aún nos quedaba el puerto de Somosierra. Aún eran las 7 de la mañana y aquello se estaba empezando a hacer muy muy grande. Cuando estábamos llegando a Robregordo, mi moto hizo “puf” y reventó la bujía… literalmente, lo que hizo que se partiera la parte cerámica y que encima, cayera con tan mala suerte en mi neumático trasero, haciendo que se pinchase, o pinchó simplemente porque ibamos por un arcen lleno de piedras, clavos, y yo qué se que más. Y justo no llevábamos nada para reparar pinchazos (vendían unos spray para reparar, que dijimos en el taller, “Pa qué”)… Tirado en medio de la A1, a 100km de casa y sin ningún taller a la vista, y con la moto echando humo.

Le dije a Santi que fuese al pueblo a pedir ayuda, a ver si veía algún taller que abriese en sábado. En ciudades grandes como Torrejón los había, pero en un pueblo pequeño… ummmm… se complicaba la cosa. Yo mientras iría empujando y así me quitaría el frío. Con Santi camino del pueblo, estaba solo empujando un ciclomotor de 80kg, cuesta arriba, con el casco atado en el manillar, una rueda pinchada y dos mochilas con unos 12 kilos de peso encima. Y con el frío que hacía aún, empecé a sudar y eso y el vientecito hacían que tiritara como si no costase. Debía de llevar como 30 minutos empujando como un idiota, cuando de pronto oí un “puiu puiu” y se paró delante de mi un Nissan Patrol largo de la Guardia civil.

Mi primera impresión fue de alivio, y de decirme a mi mismo: “Me van a crujir por ir por la autovía (estaba a punto de entrar en Robregordo y cabrón de Santi sin aparecer), encima sin luces, por el arcen y con un ciclomotor. La multa va a ser fina, pero al menos me llevarán a un taller y me voy a casa que le den por el culo al viaje!!!”
“Buenos días, ¿Alex?, ¿Eres Alex, no?” Me estaba preguntando un Sargento por mi nombre. Ahí ya me acojoné vivo. Se me pasó hasta por la cabeza que mi padre había denunciado a la Gurdia Civil, y me empezaron a temblar las piernas. “Si, si, soy Alex” titubee en mi respuesta y creo que estuve hasta a puntito de salir corriendo.
“Ha venido tu amigo, Santi, no?, y nos ha contado una historia de miedo. Que si os vais a Burgos a ver a un amigo que no sé que le ha pasado a su abuela y no sé qué más y que habíais decidido ayer ir a verle, y que te habías quedado tirado en la autovía… y bueno, vemos que es cierto que te has quedado tirado. Venga tranquilo, que no pasa nada… vamos a subir la moto al Patrol y vamos para el cuartelillo”. Les ayudé a subir la moto al Patrol (a pulso) y nos ibamos camino del cuartelillo… de Somosierra!!!

Santi, se tuvo que ir a Somosierra a pedir ayuda, que no había nadie en Robregordo!!! Yo ya iba, literalmente, con la punta del lápiz asomando… vamos que iba cagado de miedo. Yo creo que debieron notarlo en que me temblaba la voz cada vez que respondía a alguna de las preguntas que me hacían, sobre qué le había pasado a la abuela de Raúl, y que el cabrón de Santi se había inventado. Porque eso de mentir para salvar el culo, puede, pero a la Guardia Civil, joder!!! Mentir a la Guardia civil eran palabras mayores. Cuando llegamos mi cara debía de ser “yo te mato Santi” porque me dijo: “Ya estamos los dos aquí. Qué bien! Ahora a ver si podemos arreglar tu moto Alex, y vamos a ver qué tal está la abuela de Raúl y eso”. En ese momento cerré los ojos y me dije: “éste es gilipollas… nos van a empurar, nos van a empurar, nos van a empurar”

Se empezaron a oír risas del Sargento, los cabos y los que allí estaban. Santi y yo los mirábamos con cara de flipados, y entonces el sargento nos dijo: “Cómo cojones se llaman las chicas, chavales, decidme cómo coño se llaman las chicas ya”. Yo respondí: “Yolanda y Noemí, y es que están muy buenas… pufff… unos pechos, y un culo… ufff”. Santi me miraba como si me hubiese vuelto loco. Uno de ellos le dijo “He ganado mi Sargento… yo he dicho que había 2 chicas, he ganado”. El Sargento Santamaría (no se me olvidará en la vida) se echó a reír, y nos dijo: “Mira que hemos visto buenas excusas, pero la de la abuela moribunda y que vais a ver a vuestro amigo para apoyarle. Joder qué bueno. Queréis un café o algo chavales, que hace un frío del carajo y vais mu frescos”. “Un café por favor, si no es mucha molestia mi Sargento” dije tiritando aún, de frío y de miedo!. Se portaron genial con nosotros. La verdad, poco más que puedo agradecerles hoy poder contar esto y decir, qué grande es la Guardia Civil y qué mamones algunos de sus superiores que han olvidado que la productividad se mide también cuando educan y cuando ayudan.

Eran las 9 de la mañana y aún restaban más de 200km hasta Burgos. Tuvieron que cambiar la cámara de la rueda trasera, y sacar la bujía como pudieron para evitar que cayesen trozos de cerámica dentro del cilindro. A las 09:30 salíamos del taller con la moto arreglada, 300pts menos, una bujía ya gastada y un poco aún del miedo que nos quedaba en el cuerpo. La Guardia civil nos dijo que siempre hay carreteras al lado de la autovía que son menos empinadas, pero que están peor asfaltadas, aunque así no forzaríamos tanto la moto queriendo ir por la autovía tan rápido. Santi y yo no hablábamos aún… cruzamos el tunel y paramos a echar un cigarro… que fueron 3 al final. Hablamos de todo y comentamos todo lo que nos había pasado… Le dije que a mi me habían enseñado que jamás se debe poner como excusa una enfermedad familiar, que eso traía mala suerte. A correr!!! Eran las 10:30 y había que llegar a Burgos, y aún nos faltaban kilómetros a mogollón.

A los 80km tras el cigarro pasado Somosierra, tuvimos que hacer el primer repostaje. Paramos y sacamos las botellas de coca-cola. No llegó a 3 botellas y hasta los bordes estaba el tanque con la gasolina pre-mezclada. Cigarrito y eran 11:10… 11:15 y reemprendimos el camino. A pasar Aranda de duero ya eran 12:40 y empezaba el camino a ser más “llano” y podíamos ir por la autovía. Volvimos a correr de nuevo a 70km/h. Burgos estaba tan solo a 90km de nuestra posición y a 120 estaba esperando una BBQ estupenda. Paramos en un bar de carretera y llamamos a Raúl para decirle que iríamos un pelín más tarde. Nadie respondía en su casa. Estarían ya en el embalse. Todo iba trascurriendo de manera normal, alternábamos vías paralelas y autovía e íbamos bastante bien.

A las 14:32 llegamos a Villasur de los herreros y seguimos camino al embalse como nos dijo Raúl. Llegamos y allí no había ni Cristo. Eran las 3 menos cuarto y aquello estaba más vacío que nuestros depósitos. Volvimos a Herreros y preguntamos por la casa de Raúl. Estaban todos en Burgos. La abuela de Raúl se había puesto muy malita y estaba en el hospital. Yo miré a Santi en silencio, y fuimos a Burgos de nuevo. Nada más llegar, llenamos de nuevo las 3 botellas vacías con aceite de mezcla y gasolina super. Y preguntamos por el hospital. Nos dijeron cómo ir. Yo iba hasta temblando, como con miedo… miedo que se esfumó nada más llegar. La abuela estaba con un trancazo del 15 pero bien… tenía que estar en observación. Comimos al lado de la catedral un bocata de morcilla y una coca-cola. Mierda!!! Eran las 16:30 y aún estábamos en Burgos…

Alexpc73 Continuará…

Anuncios

Un comentario sobre “De locura en locura y a Burgos porque toca (II)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: