Kedada 2013: Las Minas

Imagen

            Esta quedada empezó a mascarse hará como 8 meses antes del día D y como precedente los organizadores, compañeros y amigos ya sabían como realizarla, pues el año pasado fue la 1ª Quedada General, que por diferentes motivos no pude acudir, así que en esta segunda edición sería el novato.

            Y es que hace 8 meses todo empezó de nuevo, ¿de nuevo? De nuevo no, la casa rural en las que nos íbamos a quedar ya estaba elegida, sería la misma que el año pasado, una gran casa situada en un pueblecito llamado Las Minas de Santa Quiteria en los Montes de Toledo. ¿Y la ruta que haríamos? Pues estaba claro y a la hora de elegirla fue unánime, y es que la propuesta de nuestro compañero y amigo Carlitos siempre es acertada: Anchuras, Guadalupe, Castañar de Ibor…  con un paisaje precioso, pero con unas curvas y un asfalto que aún lo superan. Os dejo el mapa para que os hagáis una idea.

            DÍA 6 DE JUNIO: LA IDA

            Como bien dicen los refranes, los dichos populares o como queráis llamarlo, cuando algo sale mal, siempre puede ir a peor. Así podría definirse mi viaje de ida. Todo empezó cuando en mi móvil apareció un mensaje de mi compañero de ruta: “Estoy en 15 minutos” pero la realidad es que llegó como 45 minutos tarde. “No pasa nada” me dije  pues todavía estábamos en tiempo para poder llegar antes de que anocheciera y estar con todos los amigos que iban desde Madrid e incluso de Barcelona. Así que una vez que mi amigo llegó con su coche y el remolque con su CBR (yo iba en mi moto porque en el remolque no entraban las dos motos) decidimos ponernos en marcha por carretera nacional para que a mí se me hiciera más ameno el viaje.
            La idea principal era ir por Piedrahita y Barco de Avila, bajar el Puerto del Pico, llegar a Talavera de la Reina y de allí a la casa rural; pero la realidad que me iba a esperar era muy diferente, y es que nada más llegar a Piedrahita ya empezó a llover, de forma ligera, pero llovía, tanto que al llegar a Barco de Ávila decidimos parar para ponerme el traje de lluvia y decidir en ese momento cambiar de ruta: iríamos hasta Béjar y allí cogeríamos la Autovía hasta Talavera. Fatal error, ya que no es que me lloviera, sino que parecía que no hubiera cielo encima nuestro; cada vez llovía más y más, parecía que nunca llegaría a la Autovía y que el cielo se despejaría. Así fue durante al menos 40 km, justo cuando llegamos a Hervás, momento en el que cesó la lluvia.

            De tal forma que ya en Autovía y con una pequeña mueca de alivio en mi cara, mi cabreo por cómo estaban saliendo las cosas iba cediendo, pues ahora, y sobre la teoría, solo era seguir las indicaciones del GPS, y el tiempo, sin lluvia en el horizonte. Ingenuo de mí.
Una vez pasado Hervás, mi amigo tomó la cabeza de la expedición con su GPS, y a eso de las 9 de la noche (ya llevábamos un gran retraso) decidió parar en Oropesa, pues el GPS, como en las grandes películas, le decía que por allí era el camino “elegido”. Sinceramente, solo puedo decir pestes sobre aquel GPS, lo maldigo ahora y siempre por haber hecho caso y haber seguido las instrucciones de aquella “señorita que nos guiaba por voz”, porque si hasta entonces el viaje había sido regular pero con muy buen asfalto, por donde decidió meternos no eran carreteras, ni unos caminos en mal estado, sino lo siguiente. Es más, ni los burros (que mucha gente no lo sabe, pero se utilizaban para trazar las carreteras) se hubieran atrevido a ir por dichos caminos. Así pues, después de 2 horas de hacer trabajar a la suspensión de mi Kawasaki, de dejarme, y perdón por la expresión, el culo y lo que no es el culo lleno de cardenales, vi aparecer la señal de Las Minas de Santa Quiteria, lo que fue un gran alivio para mí. Cogimos pues la desviación hacia el pueblo, y yo contento de que nos quedaban apenas 3 km, y tras haber pasado un día “lleno de experiencias de toda clase”, apuntito de llegar a nuestro destino, como no…faltaba la única experiencia que no habíamos sufrido en todo el día: el factor animal, y es que en la carretera nos aguardaban dos corzos o ciervos (eran las 23:00 de la noche y no sabría distinguirlos); mi compañero decidió darles una ráfaga de luces ¡ERROR! Si alguna vez os ocurre algo semejante debéis de tocar el claxon, ya que la luz los puede cegar y por lo tanto desorientarlos y que no se muevan de la carretera, lo que supondría tener un gran susto.

            ¡Al fin la casa prometida!

            Una vez pasados estos obstáculos, ya por fin llegamos a la Casa, donde nuestros amigos madrileños y catalanes nos esperaban con los brazos abiertos, y con unas migas que el dueño de la casa rural nos había cocinado. Sólo el ver allí a todo el grupo, y que se preocuparan por nuestra llegada, por aparcarme la moto, y por aquel caluroso recibimiento (migas incluidas) hizo que todo lo malo del viaje se borrara en un momento.  “Chapeau” amigos!

Imagen

Imagen

          

            DIA 7: LA RUTA

            Aún recuerdo mi primera vez en la ruta de Guadalupe hará como 3 años. Era mi primera ruta larga y solo conocía a los que ahora son mi segunda familia por el foro. Si os he de ser sincero, aquel día no me fijé en el maravilloso paisaje de la sierra, no porque a la gente se le fuera la cabeza, sino porque aquel día iba con una sonrisa de oreja a oreja dentro del casco, disfrutando de la conducción y aprendiendo en la conducción.

            Bueno, recuerdos aparte, ya con el alba, nos pusimos todos en pie, y después de desayunar y acicalarnos para la ocasión, nos pusimos a eso de las 10 de la mañana en marcha y con ganas de curvear.

            Salimos de Las Minas en dirección a Campillo de la Jara, donde tomamos una desviación dirección a Puerto de San Vicente, donde las curvas rápidas, abiertas y de gran visibilidad te permitían conducir a ritmo agradable y sin sobresaltos a medida que el día avanzaba y la temperatura iba subiendo, para comenzar con curvas de montaña de verdad, donde sin perder la vista de la carretera ibas trazando curva tras curva con la misma facilidad que el viento mueve una hoja. De esta forma llegó el momento de hacer la primera paradita en el mirador de Buitres que se encuentra en la carretera, y que, en días en los que está despejado, aparte de estirar las piernas y disfrutar del paisaje, también se puede deleitar con el vuelo de estos animales.

Imagen

            Tras una sesión fotográfica nos pusimos de nuevo en marcha dirección Alía y Guadalupe. Todo iba bien, temperatura más o menos ideal, buena carretera (en las que se van sucediendo curvas al igual que el tic-tac del reloj da paso a las horas), buen ambiente, hasta que … nos apareció la lluvia. De nuevo, parecía una lluvia boba, pero que poco a poco iba calando a todo el mundo.

            Así que paramos y tras hablar entre todos el qué hacer, decidimos continuar hasta Castañar de Ibor y comer allí. Por suerte y por la buena elección que hicimos, nos dejó de llover al cabo de unos pocos km, por lo que, aunque con la carretera mojada y fría, pudimos disfrutar de las curvas que aún nos esperaban. Rumbo: Castañar de Ibor.
Una vez llegados a Castañar de Ibor tocaba reponer fuerzas, y sin perder un instante nos dirigimos a comer unos maravillosos bocatas, patatas fritas y el café como es reglamentario, para que, después de reposar la comida, irnos de nuevo a la Casa Rural por el camino que habíamos hecho y así disfrutar de nuevo de la fantástica carretera, donde el asfalto y el neumático son sólo uno.

            Tras ducharnos nos tocaba disfrutar, pero ahora de una manera culinaria: tocaba una auténtica parrillada, con secreto ibérico, costilla, y demás carne que uno se pueda imaginar, amén de unos hornazos traídos de mi tierra que siempre vienen bien, sea cual sea el momento y el lugar.

Imagen

            Después de haber dado cuenta de la cena, era hora de “chill out” en el que gracias a las instalaciones de la casa rural (no le faltaba de nada), pudimos disfrutar del monte toledano, del futbolín, así como del merendero del que disponía (una pena no poder haber disfrutado de la piscina climatizada). De esa guisa pasamos la noche, hasta que uno por uno el sueño de Morfeo fue apareciendo en nosotros y fuimos cayendo ante sus encantos.

Imagen

           

            DIA 8: EL RETORNO

            Ya sabéis que las despedidas no son buenas, por lo que os podéis ir haciendo la idea de cómo fue. Si os sirve de consuelo soy de la opinión que prefiere decir un “hasta luego” o un “hasta pronto” que no un “adiós” ya que de esta forma, por mínima que sea la posibilidad, parece que siempre habrá un hueco para el reencuentro.

            Así que amigos lectores que nos seguís, y ya en modo de en un futuro reencuentro con vosotros, lo que os puedo decir es que a pesar de los contratiempos del primer día, no me puedo llevar mejor sabor de boca, y que el disfrutar de la moto, de la carretera y de esos paisajes increíbles, son solo el pretexto para poder reunirnos todo los amigos, o mejor dicho, toda la familia.  Como os dije anteriormente, espero veros de nuevo por aquí, y como se dice en una película que me gusta mucho, “por si no nos vemos luego, Buenos días, Buenas tardes y buenas noches”

            Un galeno, en agradecimiento a todos lo que hicieron posible esta quedada y en recuerdo a aquellos que por diferentes motivos no pudieron venir.

Anuncios

2 comentarios sobre “Kedada 2013: Las Minas

Agrega el tuyo

  1. Bueno una gran crónica señor. Yo pude ser uno de los asistentes y la verdad que fue un gran finde rodeado de una gran family.

    Hasta la próxima que seguro que habrá mas.

    Un saludo v’ss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: