Kedada General 2013

Fin de semana PERFECTO!! Y es que no se me ocurre otra manera de describir el fantástico fin de semana que compartí con estos fantásticos amigos. Y digo amigos, porque ya los considero como tal. Son gente maravillosa que no sólo están para montar en moto, sino para cuando se los necesita, de ahí, que entre algunos y yo, decidiésemos el año pasado organizar una Kedada General anual para compartir un fin de semana de motos, curvas, fiesta y buena compañía, con tan buen resultado, que este año ha sido la II edición.

DSC02508
Foto de grupo

Este año, como el anterior, salí en el último grupo de los que iba para la casa. Y este año, como el anterior, el fin de semana no empezaba “bien”. El año pasado se me cayó el casco al suelo y se arañó la pantalla de iridio con acabado espejo que llevo, lo cual me dolió en el alma, ya que los cascos (todo lo que tengo en realidad) los cuido como si fueran de oro. Pero bueno, fue lo peor que me pasó en todo el fin de semana, por lo que me puedo dar con un canto en los dientes.

Este año sin embargo, empezó un poco peor o, al menos, algo más caro. Como mi hermano salía de su examen a las 7 de la tarde, íbamos a llegar de noche o casi de noche a la casa, y encima el tiempo pintaba bastante mal, por lo que ya uno sale “con prisa” para evitar andar de noche con la moto. Qué mala suerte, que a 500 metros de mi casa, justo antes de coger la autovía, había un control de la policía municipal de Madrid, y cómo no, nos pararon. Yo estaba tranquilo porque las motos están en regla, y los accesorios son todos homologados, peeeeero, me tocó el listo de la promoción, y decidió que el escape estaba de manera ilegal, a pesar de enseñarle la documentación de homologación, la ficha de ITV favorable en la que sale el escape y explicarle por activa y pasiva que ese escape está homologado. Pues ni con esas, decidió ponernos una multa porque el escape no aparecía en la ficha técnica y se trataba de una reforma de importancia, cosa que no es así, pero bueno, como tenía ganas de llegar a la casa a reunirme con el resto de compañeros, decidí no discutir con él para no rebajarme a su nivel y ya recurriría la multa (a ver si de una vez les da por aprenderse las leyes y cuando multen a alguien, lo hagan justamente).

Una vez finalizada la odisea, salimos a la autovía y tuvimos suerte de que nos respetó el tiempo, hasta casi llegar a Talavera de la Reina, que empezó a llover un poco, pero fue eso, poco. Entramos en Talavera, paramos para repostar, descansar 10 minutos, poner las pantallas claras de los cascos que estaba empezando a oscurecer y continuar nuestra marcha.

Terminamos de salir de Talavera y ya sí. Empezó a llover como si no hubiese mañana, estaba oscuro, y no era por la noche, sino por las pedazo de nubes que estaban descargando todo el agua que llevaban sobre nosotros. Menos mal que poco antes habíamos cambiado las pantallas, porque la visibilidad era prácticamente nula. Las curvas las hacíamos más rectos que el palo de una escoba del agua que estaba cayendo. Afortunadamente, el chaparrón duró poco, y ya pudimos continuar hasta la casa sin más contratiempos.

Fuímos los penúltimos en llegar, ya que por detrás nuestra venían los salmantinos. Ya sólo quedaba descargar el equipaje, cenar y a descansar prontito, rezando para que al día siguiente la lluvia nos dejase un tiempo para disfrutar de la ruta con todos los compañeros.

Amanece el sábado, el día más esperado, y lo primero que se oye en la casa es el ruido de las persianas subiendo para mirar el cielo desde las habitaciones. Aunque está muy oscuro, lleno de nubarrones, de momento no llueve, por lo que después de coger fuerzas con el desayuno, nos ponemos el mono (cogemos los chubasqueros, por si acaso) y salimos de la casa, dirección el Puerto de San Vicente, previa parada en la gasolinera de Sevilleja de la Jara, para dejar a nuestras
monturas bien satisfechas para que no pasen sed durante un buen rato.

Foto de las motos
Foto de las motos

Salimos de la gasolinera y ya no paramos hasta el mirador de los labutres (como lo conocemos gracias a la genialidad de nuestro amigo Robertinho). Paramos a descansar después de un tramo de curvas excelente, pero que debido a las condiciones climatológicas no disfrutamos plenamente, pues aunque aún no llovía, daba la sensación de que lo haría en breve y, así fue. Terminamos de salir del mirador dirección Alía, cuando empieza a llover, y cada vez más fuerte, así que paramos en Alía para ponernos los chubasqueros y ver qué hacemos. Gracias a unos valientes, deciden que vayamos hasta Guadalupe y allí decidimos si seguimos con la ruta prevista o nos volvemos. Aunque durante el camino seguía lloviendo, llegamos a Guadalupe y paramos en el mirador de la Ermita, desde el cual podemos ver el hermoso pueblo de Guadalupe y parte de la comarca de las Villuercas.

Nos encontramos que ha dejado de llover, y que la carretera sigue mojada, así que de nuevo el dilema. ¿Qué hacemos? ¿Seguimos hasta Castañar de Ibor o nos volvemos a la casa? Misma situación, y mismo resultado. Gracias a los más valientes, se decide seguir con nuestro planning. Así que nos ponemos en marcha, a un ritmo relajado puesto que la carretera seguía mojada. Según nos vamos acercando a Castañar, el día mejora, y la carretera se va secando, así que parece que al final tendríamos una recompensa por aventurarnos. Comemos todos juntos, disfrutando de la compañía de amigos y amigas que sólo podemos ver una vez al año, pero siempre mirando de reojo por la ventana para controlar el estado del cielo.

IMAG2217
Descansando para comer
IMAG2218
Descansando para comer

Una vez terminamos, nos ponemos en marcha, rehaciendo el camino que nos había llevado hasta Castañar de Ibor, pero esta vez, sí podemos disfrutar de la carretera plenamente. El sol había aparecido antes de comer, dejando un día perfecto y secándonos la carretera para conducir tranquilamente de vuelta la casa.

Una vez llegamos a la casa, habiendo disfrutado al 100% de las maravillosas carreteras y paisajes que nos brinda esta zona, aparcamos las motos y a descansar, puesto que ha sido una ruta perfecta, pero larga. Ahora ya puede llover todo lo que quiera, que nosotros nos pondremos las botas con la barbacoa y la posterior fiesta motera que organizamos el día de la ruta, puesto que ya será el último momento que podamos compartir todos juntos, ya que al día siguiente hay que recoger la casa y el equipaje para volver cada uno a su hogar.

Cena y fiesta motera
Cena y fiesta motera

El Domingo amaneció mejor que el sábado, así que lo agradecimos plenamente para poder volver a casa sin contratiempos. Se producen las primeras salidas de la casa, escalonadas puesto que había gente de Barcelona, de Salamanca y de Madrid (esperemos que para el año próximo se apunte gente de otras comunidades), y las despedidas deseando que pase el año rápido para volver a juntarnos de nuevo, como una gran familia, una familia motera.

Vuelta a casa
Vuelta a casa

Me gustaría agradecer a tod@s (Carlitos, Alexpc, Xaus -Jsandá-, Vitín, Raúl -Un galeno-, Danicad, Robertinho, Nano, Rabya, Vane, Palomi, Luisfer, Elguionista, Monchay, Corsadi, Flatbboy, Cuarentón y Roldán) l@s que hacen posible que ese fin de semana, el único en todo el año, sea un fin de semana tan especial que perdura en nuestra mente durante los días que faltan para llegar a la próxima kedada general, la de 2014.

Jorge Gixxer

V’sss y gasss

Anuncios

2 comentarios sobre “Kedada General 2013

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: