Pingüinos 2014. By Alexpc73.

Aún tengo fresco, y nunca mejor dicho, el recuerdo de éste (mi tercer Pingüinos) Pingüinos 2014. Es cierto que no ha sido una edición especialmente fría o desagradable con lluvia o nieve, pero al menos, para mi, ha sido tremendamente heladora, porque la humedad se colaba en nuestras tiendas con una facilidad pasmosa, y empapaba absolutamente todo.

Vamos al lío y a contaros un poco la crónica y mi visión personal de ésta magnífica y heladora experiencia.

Pingüinos 2014

Acreditación Pingüinos 2014

Salimos el viernes 10, sobre las 16:00h desde Alcobendas, 3 motos y un coche, en el cual estaba la comida, las tiendas de campaña, sillas, sacos, mesa, hacha, parrilla, etc.,… Tuvimos creo, mucha suerte por la A1 y la M40 estaban con tráfico muy fluido y no había atasco, ni tan siquiera en la incorporación a la A6 (los que son de Madrid saben de qué hablo), cosa que nos sorprendió e hizo que el viaje comenzase de manera perfecta!

Tras llegar a Adanero -fuimos por el peaje- al coche lo paró la Benemérita y le preguntaron si llevaba armas de algún tipo, a lo que respondió que el hacha. 10 minutos más tarde reemprendíamos camino en dirección a Puente Duero-Esparragal, en Valladolid, pegaditos al río Duero.

Rio duero

El río duero a su paso por Puente Duero-Esparragal

Nada más llegar tuvimos que dejar 100€ de fianza para poder entrar con el coche y hacer la pertinente descarga de material del mismo. Algo que personalmente me parece en parte bien y en parte excesivo. Y aquí voy a recordar que estamos en un periodo de crisis, y que pagar 100€ para poder descargar y quizá encontrarse problemas para salir en 1h (nosotros estábamos relativamente cerca de la entrada de coches) puede llegar a ser más que complicado y no está el patio como “regalar” 100€ porque hay tráfico en las calles internas del pinar y no llegan a tiempo. La verdad, me parece mal. Quizá habría que dar una Acreditación al coche que quiera estar en el pinar, pagando, y al resto que no tenga, expulsión de la concentración.

Tras descargar, nos dimos cuenta que nuestros 3 compis estaban casi sin leña… otro año más se escucha lo mismo, más de lo mismo. Había grupos que tenían leña para 3 semanas, y otros como nosotros, con leña para 5 horas, escasas. Yo corto ni perezoso, fui literalmente pidiendo a esos grupos con leña para aburrir porque me parecía injusto, y cuando nos decían que no, pues a 1ª hora de la mañana, cogíamos leños enormes (troncos) que tuvimos cortar.

Esa primera noche, celebramos el año nuevo pingüinero con los 12 piñones y cava y tras el viaje, y una cena alternativa -trajimos pan de hamburguesa, y todo, excepto la carne- compuesta por un vaso de caldo y un Kebap que comimos antes de la celebración de los 12 piñones. Dimos una vuelta por toda la zona comercial, y fuimos reparando en cada moto extraña que había, en cada puesto viendo qué ofrecían y que daban. Lo pasamos bien esa noche y nos metimos en los sacos pronto a saludar a Morfeo, ya que la tarea de mantener el fuego vivo, resultó demasiado grande y casi imposible.

Como habéis visto en el vídeo de más arriba, a las 8:29 de la mañana, hacía aún bastante frío, 2ºC y salía vaho por mi boca. Los leños eran del grupo de Portugueses que teníamos al lado y que como digo, tenían leña para 3 semanas. Cortamos leña y gracias a un “Pingüino” Salmantino que se acercó con su motosierra a cortar el leño que luego nos hizo de martillo. Hubo una buena conversación y unas cervezas de por medio… y muchas risas. De verdad, si lees ésto, te lo agradecemos de corazón.

Por la mañana, lo primero fue ir a desayunar. Un buen desayuno compuesto en mi caso por Chocolate, 2 sobaos pasiegos, un huevo frito (frío) y un trozo de pan -helado- y una naranja. Personalmente vi poco chocolate en el vaso, y que el huevo estuviese frío la verdad no me importó, porque había hambre y las calorías se hacían necesarias para entrar en calor.

Desayuno

Desayuno Pingüinero

Si me pareció genial, que la organización expulsase al salvaje que se estaba dedicando a amenizar la espera en la cola del desayuno, con cortes de encendido de una motocicleta. La verdad, es que jamás entenderé el por qué de ésta práctica. Si alguno encuentra motivos, que por favor me los explique, porque yo no los entiendo.

Tras desayunar dos de nosotros nos quedamos en la “zona habilitada” para recarga de móviles. La verdad, con toda la humedad que había, daba auténtico pánico meter el cargador ahí y un móvil de más de no se cuántos € de coste, porque en cualquier momento, podría morir por sobrecarga, pico de tensión, o vaya usted a saber. Es una recomendación para la organización: O bien se habilita una zona “seca” y con suficientes puntos -chukos- de luz para poder conectar, o mejor que ni se “anuncie” como tal, porque estoy seguro que si hubiese habido algún tipo de daño en algún terminal, la organización como tal, tendría que hacerse cargo de la reparación del mismo, al estar anunciado.

Zona recarga móviles.

Un auténtico “desastre” y un peligro para todos los que allí estábamos.

Volvimos a la zona de acampada a realizar tareas de “aizkolari” y a echarnos unas risas y tratar sobre todo, de secar las tiendas y la ropa y de garantizar un fuego constante y bueno, para la comida y la cena.
:
Tras hacer acopio de leña, un grupo de nosotros se fue al desfile de banderas mientras el resto nos quedábamos en el campamento cuidando el fuego y preparando la comida para los que nos quedábamos, a base de pinchos morunos -alguno cayó con mucha suerte-, panceta, chorizo, etc., que degustamos con gran avidez e incluso algo de “ansia” del olor ese que desprende la carne a la parrilla y que hace que el agujero del estómago sea más hondo de lo habitual.

Pincho moruno

Así cayó el pincho moruno… ¿suerte?

Luego me tocó el “momento” quizá más delicado de todo el fin de semana: “ir al baño”. Hablar en ésta clase de foros de temas mundanos como son las aguas menores y mayores, está fuera de lugar, pero no en éste caso, ya que llego a entender cómo hay sólo 3 tazas de baño en uno de los baños -el de al lado de la zona comercial- para todos los que somos (chicos). La verdad me sorprendió negativamente, y aunque se que había más instalaciones, me parecieron escasas.

Llegó la tarde y apareció mi primo con su hijo de 16 años. Hacía casi 5 años que no los veía. Apareció con una moto Yamaha Midnight star 950, plagada de extras, que le dejaron para hacer el rodaje desde Galicia. Estuvimos hablando de todo… y la verdad es que fueron momentos especiales, para mi, porque los quiero mucho y son parte de mi familia y de mi vida.

Entrada.

Entrada en Pingüinos de mis primos.

Llegó la hora de partir, y mi primo y su hijo dormían en hotel y querían ver el partido del Atleti contra el Barça (son seguidores de éste último) y marcharon sobre las 19:15. Ya con la noche encima, empezamos a preparar bien el fuego y seguir realizando acopio de leña para evitar quedarnos sin hoguera en medio de la noche. Un grupo se fue a por la cena pingüinera, compuesta de vino, empanada, unas patatas con chistorra, y un bollito de chocolate. Además aprovechamos para tomar el caldito pingüinero.

El fuego ya estaba en plena forma y calentaba bien, y estaban empezando a crearse unas buenas ascuas para la parrilla de la noche. Repetiríamos el menú del mediodía, pero incluyendo esta vez salchichas, además de la panceta y los 3 pinchos que sobraron en la comida. Pan hubo a mogollón, ya que otro par de amigos, se sumó a la fiesta el sábado por la mañana, viniendo en coche desde Madrid. Comieron, cenaron y durmieron en el campamento la noche del sábado al domingo!!!

Cena

Cena Pingüinera

Hicimos la 1ª cena, sobre las 19:35 y la verdad es que las patatas me sentaron de coña. Guardamos las empanadas para la comida del día siguiente, e ir con algo en el estómago camino. Eran sobre las 20:00 y mi cuerpo empezó a decir “basta” y la humedad y frío acumulados en la noche anterior, estaban empezando a pasarme factura.

Los compañeros que había marchado durante el día al desfile de antorchas y demás actividades, regresaron casi al mismo tiempo que degustábamos la 1ª cena y trajeron consigo, unos edredones de 3€ del Ikea, que resultaron milagrosos en mi caso y estábamos casi listos para empezar a conversar sobre cómo había ido el día. Había hecho sol y habían disfrutado mucho. Tanto casi como nosotros, pero de una manera diferente. Y es que hay un “pingüinos” para cada persona, y cada uno lo vive como desea.

Para la segunda cena, sobre las 22:00h, en mi caso, sólo me centré en tomar caldos de pollo que habíamos traído y una olla. Os puedo decir que cayeron 3 litros en cuestión de 1h y media más o menos, y que pocas cosas hay tan ricas y que sienten tan bien cuando uno tiene frío como un caldito caliente al lado de un fuego.

Aproveché el momento para grabar el vídeo que tenéis arriba en slow motion con el móvil. La verdad es que uno podría tirarse horas mirando embelesado el fuego y más con los detalles que proporciona la cámara lenta de mi móvil. A las 23:45 la niebla cayó como piedra sobre todo el pinar, y de nuevo, la humedad volvía a ser la reina del camping. Todo estaba húmedo, y la temperatura pasó de 3ºC a -1ºC en cuestión de poco tiempo.

El tiempo justo para que ni los 3 vasos de caldito hicieran que mi cuerpo “reviviese” y tuve que marchar al “sobre” y armarme con los térmicos para evitar pasar frío. Y ni con esas lo conseguí, porque la maldita humedad se colaba en las tiendas con la destreza de un sigiloso ladrón, empapando todo el interior, y dejando una sensación de frío intenso, a pesar de haber sólo -2ºC, algo casi irrisorio comparado con otras ediciones.

Parrilla y Olla

Parrilla y Olla con el caldito.

Respecto al sueño… decir que la noche del viernes al sábado, fue prácticamente imposible dormir, porque la música estaba altísima en las carpas y hogueras hasta las 5-6 de la madrugada, y los generadores funcionando. Igual casi ocurrió la noche del sábado al domingo, aunque ésta vez me acordé de ponerme los tapones en los oídos, y pude dormir algo mejor, aunque el frío ésta vez hizo que me tuviese que levantar 2 veces a hace aguas menores… con más frío que vergüenza, ya que iba con las mallas térmicas.

El domingo nuevamente volvimos a hacer acopio de leña de nuestros amigos portugueses -sin su conocimiento- para hacer algo de fuego y mantener el calor mientras recogíamos el campamento y volvíamos a repetir el mismo desayuno del día anterior, pero ésta vez, incluía encima menos chocolate. Quizá porque fuimos algo más tarde -sobre las 09:15- que el día anterior, pero insisto en que me volvió a saber a gloria ese bocata de huevo frito, que aunque frío, me lo comí con mucho gusto y ganas.

Recogimos todo, y limpiamos nuestra “parcela” con total dedicación, no dejando ni un sólo resto -más que las brasas del fuego y los troncos aún candentes- de basura en el suelo. Todo fue a parar a los contenedores habilitados, que ya estaban casi a rebosar, y que nos parecieron escasos. Ya teníamos de nuevo el coche dentro y estábamos preparando todo para tras la entrega de premios, regresar al calor del hogar y de la compañía de nuestros seres queridos.

Se entregaron los premios y se sortearon los regalos, sin fortuna para ninguno de los que formábamos el grupo. Una vez finalizado, comimos la empanada de la cena de la noche anterior, que estaba envuelta y bien conservada por el frío, y partimos de vuelta al hogar. Salimos sobre las 13:30 y nos acompañó durante todo el viaje de vuelta viento y algo de lluvia ocasional, además de niebla.

Y qué he sacado yo de ésta experiencia?

Lo bueno: Somos un grupo de colegas cojonudo y variado, y nos complementamos genial. Concentraciones como éstas hacen que la amistad salga reforzada.

Lo malo: Hacía 22 años que no volvía a pingüinos y no recordaba bien el por qué. Eso que se dice que nuestra memoria no es a largo plazo. Ahora vuelvo a tener fresco el recuerdo de por qué: Frío y humedad no van conmigo.

Para la organización: Es vital que si se anuncia un punto de recarga de móviles, sea seguro, tanto para los usuarios como para los terminales, y no la “chapuza” allí había. Desconozco si algún terminal o dispositivo pereció durante la carga, pero de no ser así, ha habido mucha suerte. Y luego, los baños… más baños para tantos como somos.

Personalmente no sé si volveré el próximo año a Pingüinos, porque por mi condición de personal muy friolera, lo paso realmente mal, aunque la compañía haya sido excelente. Eso si, aun siendo friolero, al menos una vez en tu vida, tienes que ser un “Pingüino”.

Alexpc73
V’sss

Anuncios

4 comentarios en “Pingüinos 2014. By Alexpc73.

  1. Muy buen relato, aunque como tu muy bien dices para cada uno es un Pingüinos diferente, de eso no hay duda.
    Respecto a lo de los coches, nosotros metimos dos coches, sin ningun tipo de problema, eso si los tuvimos que sacar.
    Los baños si que son escasos, uno de los motivos de querer la organización otro sitio, es precisamente unos baños y duchas bien habilitados, no de obras…
    La carga de moviles, no tengo ni idea de como estaba, pero otros años estaba igualito a la foto y nunca paso nada (aunque no es excusa para semejante chapuza).
    Tema leña… todos los años pasa lo mismo, algunos todabia no se conciencian, hay grupos que hacen acopio de forma brutal, y los domingos te sorprenderias de la que sobra, de hecho gente de la zona la recoge con carros, coches y furgonetas…
    Y el frio… que decir del frio… jajaja es Pingüinos no hay mucho mas que decir, solo que debes de poner unos toldos encima de las tiendas y debajo de las mismas, parece una tonteria pero se nota, luego a la forma de dormir, pues siempre que no sea encima de un colchon de aire, o bien aislado de esos colchones ya que no eres capaz de calentar dicho aire. Y otra muy importante, la ropa termica o cualquier tipo de ropa, si te la pones antes de sentir el frio, cuando el cuerpo esta caliente, el cuerpo es capaz de mantenerse caliente durante mas tiempo.

  2. Es eso cuore… lo de los baños, es una pasada, como lo de la zona de recarga… para morirse vamos. Que no haya pasado nada, no quiere decir que no ocurra algún día.
    Lo del tema leña, es caso aparte, y la organización debería tomar cartas en el asunto. Lo del frío, sólo nos faltaron los toldos, porque las tiendas estaban encima de plásticos, luego el suelo de la tienda, y doble esterilla… además de la funda exterior de la tienda, pero nos faltaron entonces los toldos…

    Salu2
    Alexpc73

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s