Restauración de una Vespa. Parte 1

Todos hemos visto en programas de TV, como hay algunos manitas que no sólo se dedican a construir motos desde cero -como los de OCC- con estética custom, u otros que simplemente adaptan motos o las “customizan” como dicen ellos, adaptándolas a las diferentes “temáticas”, léase bobber, café racer, custom, etc. Hace poco que hemos descubierto, que también hay otra serie de “customizadores” que pillan cualquier cosa con 2 ó 4 ruedas que esté “reventada” y la rehacen, mejorando en muchos casos el modelo original.

Pues gracias al foro en el que surgió la idea de hacer este blog, el foro del Club Ninja 250R hemos tenido la oportunidad de conocer y compartir charlas con el usuario Fran de Coin, del cual os recomiendo que sigáis su Instagram o a su o Facebook en el cual podréis ver muchos de los trabajos que hace.

Aerografias Fran

Aerografias Fran

Aprovechando el blog, le dije a Fran que si le entraba otra moto así, pues que fuese haciendo fotos del proceso de restauración, desde el estado original, al estado final ya restaurado. Una cosa importante es que los colores, no los elige él, sino que no es el cliente quien los indica, pero él se encarga de todo.

Y así llegó la Vespa Super 125 que veis más abajo. Si señor… éste es el estado en el que le entregaron la Vespa. Como podéis ver, le falta el asiento, y parece que tiene un poco de óxido y corrosión.

001 Estado general

001 Estado general

Os pongo un par de fotos del proceso de desmontaje y un poco del estado y de la evolución de la restauración.

Como habéis podido observar, el estado de la moto, es literalmente pésimo. Está cubierta de óxido, y ha pasado mucho tiempo a la intemperie, y no ha sido ni cuidada ni protegida de ninguna manera o forma. Tan sólo con echar un ojo a los puños, hinchados y rojos por el calor malagueño, delatan una vida muy dura.

Una vez desmontada la moto por completo, motor, cableado eléctrico, etc., empieza el trabajo duro. Lo primero, según me comenta Fran, fue reparar el frontal soldando sobre ella misma y repasando con la radial para dejarlo lo mejor posible. Y a continuación, llegó la soldadura de la plancha de chapa necesaria para restaurar la plataforma central. Podéis echar un ojo a la galería.

Una vez están solucionados los “agujeros” que el óxido y la intemperie han dejado en la chapa de la Vespa, toca empezar a trabajar con la masilla. Pero antes de eso, hay que quitar TODA la pintura original dejándola en el “hueso” como dice Fran, con lija y mucho, mucho, mucho trabajo, tanto que brilla y todo.

Una vez lijada por completo, se procede a empezar a rellenar de masilla aquellos huecos en el metal que deben quedar como cuando salió de la fábrica en su día. Aquí veis el proceso de la masilla, lijado y vuelta de la masilla, antes de la primera imprimación.

Podéis ver que el trabajo se va a haciendo por partes, primero la zaga y vano motor, etc. Luego la delantera… es increíble el trabajo que tiene, pero así, poco a poco, nuestro amigo Fran, va dando vida de nuevo a una preciosa Vespa olvidada… ¿Olvidada? Ya no!!!

Os dejamos con un vídeo que amablemente nos ha cedido Fran, en el que se ve a la protagonista de ésta historia, desnuda, justo en la parte del lijado y “enmasillado”.

Fin de la primera parte… continuará!

Alexpc73
V’sss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s