Ruta del Cister.

Esta semana, los chicos de Ride’n’Road nos traen una ruta por tierras catalanas, para conocer un poco mejor los monasterios y la historia de su zona.

“La Ruta del Cister, es un recorrido por la historia a través de algunos de los monasterios más importantes de Cataluña: Santes Creus, Poblet y Vallbona de les Monges. Situados en la confluencia de las comarcas de Alt Camp, Conca de Barberà y el Urgell, entre las provincias de Lleida y Tarragona, este recorrido de casi 200 kilómetros por algunos de los rincones catalanes con más encanto hará que os enamoréis de esta increíble región mediterránea. Y no sólo es historia lo que podremos encontrar en esta ruta en RidenRoad, también cultura, leyendas, gastronomía, tradición, patrimonio y mucha diversión sobre la moto.

De los tres monasterios que componen esta ruta los más populares son Poblet y Santes Creus, principales panteones reales de la Corona de Aragón, ambos ubicados en la provincia de Tarragona. Visitar los tres monasterios que componen la Ruta del Cister en el mismo día no es sencillo pues dista una gran distancia entre ellos, por lo que se recomienda realizar la ruta en dos jornadas diferentes. Aún así, nosotros en la ruta hemos querido mostrar el trazado completa que incluye los 3 monasterios y que sea el viajero quien decida como quiere organizarse su tiempo.

Nuestra aventura motera comienza en Tarragona, capital de la provincia homónima y cuyas ruinas romanas son el punto de partida en el que se inicia este especial viaje al pasado. El yacimiento deTarraco, primer asentamiento romano en la península y posteriormente capital de la provincia Hispania Citerior Tarraconensis, fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Uno de los criterios para denominarlo como Patrimonio es que los restos romanos son de una importancia excepcional en el desarrollo del planeamiento y diseño urbanístico romano y sirvió de modelo para las capitales provinciales en el resto del mundo. Partes destacadas de este urbanismo que han llegado a nuestros días se han convertido en puntos de visita obligada en la ciudad formando un conjunto arqueológico de gran importancia con ruinas como las de el anfiteatro, el circo, el teatro, las murallas, el Foro principal o monumentos como el Arco de Bará y la Torre de los Escipiones.

Saliendo ya de Tarragona nos ponemos en dirección a nuestro primer destino, Poblet, localidad de la que nos separan escasos 40 kilómetros. Abandonamos la ciudad por la carretera de Reus y la Avenida de Tarragona hasta enlazar con la C-14. Continuaremos por esta carreta hasta Alcover. Esta vez no nos detendremos, pero si tuviéramos tiempo es interesante realizar una pequeña ruta por el núcleo antiguo de la villa que parte de la época medieval para adentrarnos de lleno en el renacimiento, la época de esplendor de los alcoverenses, patente en el rico legado arquitectónico tanto de edificios civiles como religiosos, construidos en el siglo XVI y XVII. La ruta parte de un pequeño centro de interpretación ubicado en la torre medieval de ca Tatxó, donde una maqueta interactiva explica la evolución histórica y urbanística de la villa.

En Alcover variaremos la dirección de nuestra ruta. Giramos hacia el Este y cogeremos la TV-7041hacia la bonita localidad de Prades. La carretera se torna aquí serpenteante, proporcionádonos 29 divertidos kilómetros de una curva tras otra. Se nota que nos adentramos poco a poco en el conjunto montañoso de Muntanyes de Prades, cuyo pico más alto, el Tossal de la Baltasana domina toda la zona.

Llegados a la villa de Prades realizaremos en primer alto en el camino. Aparcaremos la motocicleta, a poder ser en el centro de la localidad conocida como Vila Vermella (Villa Roja) por la piedra arenisca de color rojizo que caracteriza parte de sus edificios. Paseando por sus apacibles calles nos damos cuenta de por qué está declarada como Bien de Interés Cultural en su categoría de conjunto histórico. Son de destacar la iglesia de Santa María la Mayor, perteneciente a la época de transición al gótico cuyos muros de piedra roja encierran un interior bellamente distribuido; la Plaza Mayor y los restos del castillo y de la muralla medievales donde destacan una torre cuadrada, dos portales románicos y un arco gótico.

Una vez visitada Prades, continuamos camino esta vez en dirección Poblet por la T-700, una revirada carretera que discurre entre frondosos bosques que hará las delicias de los más atrevidos con la conducción. Después de un buen número de curvas, llegamos a nuestro primer destino importante, elReal Monasterio de Santa María de Poblet, el mayor y más importante de los tres monasterios que visitaremos en la Ruta del Cister.

Impulsado y patrocinado por Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona en el siglo XII, este monasterio de monjes cistercienses que siguen la Regla de San Benito desde su fundación, fue declaradoPatrimonio de la Humanidad en 1.991, uniéndose a la lista de cinco monasterios españoles con este título junto a Guadalupe, El Escorial, San Millán de Suso y San Millán de Yuso. El monasterio alcanzó su máximo esplendor en el siglo XIV, y su total decadencia y abandono en 1835 como consecuencia de la devastadora desamortización de Mendizábal. A primera vista su aspecto es imponente, ya que responde al modelo de monasterio fortaleza habitual en la Edad Media, ya que las guerras y asaltos eran continuos. La visita al monasterio es guiada y tenéis la opción de hacerla en castellano o catalán. Merece la pena escuchar las explicaciones de las guías ya que nos explican interesantes apuntes sobre el císter, pero sobre todo, notas históricas de la Corona de Aragón. No hay que olvidar que Poblet contiene entre sus paredes, las tumbas de algunos de sus reyes más importantes.

Una vez visitado el complejo monástico y disfrutado con las maravillas que atesora, nos ponemos de nuevo en camino  de nuestra Ruta del Cister hacia nuestro siguiente destino, el Real Monasterio de Santa María de Vallbona o como se le conoce comúnmente, Monasterio de Vallbona de les Monges. 25 kilómetros y un buen puñado de curvas nos separan de esta magnífica abadía cisterciense femenina en plena comarca del Urgell. Para llegar hasta él abandonamos Poblet por la T-700 en dirección a la N-240, carretera que seguiremos hasta que a la altura de Montblanc, nos desviaremos hacia la izquierda para tomar la C-14 en dirección norte. Continuaremos por esta carretera en dirección hasta encontrarnos un desvío hacia la TP-2335 que nos dejará en la misma puerta del monasterio.

Desde el siglo XII en el que fue fundado y construido en los estilos predominantes de la época, románico y gótico, el monasterio ha estado habitado por las monjas del Cister que, durante ocho siglos, nunca lo han abandonado. De dimensiones reducidas y dotado de una belleza singular, es el exponente más claro de la importancia de la mujer en la época medieval.

Una vez en el interior, es de obligada visita la iglesia con la tumba de la Reina Violante de Hungría, el coro de la iglesia lugar donde las monjas hacen la pregaria, su espectacular y refinado cimborrio octogonal; el claustro, mezcla de románico y gótico, la sala capitular con la figura de la Virgen de la Misericordia y la capilla con la Virgen del claustro, pieza románica con expresión de gran dulzura. Es de destacar que si el viajero quisiese hacer noche en el monasterio, esto es posible gratuitamente en su cuidada hospedería.

Volvemos a ponernos en marcha esta vez ya con el Real Monasterio de Santes Creus en el visor y el final de esta fantástica ruta cada vez más cerca. Desandamos el camino hasta coger la AP-2, la cual recorremos en dirección Cabra del Camp durante unos 20 kilómetros. A la altura de Vila-Rodona abandonaremos la autopista para enlazar con la comarcal C-51 e inmediatamente después tomar laTP-2002 hacia Aiguamúrcia. Esta carretera nos llevará hasta nuestro siguiente destino.

El Monasterio de Santes Creus se constituyó en 1160 bajo el patrocinio de los linajes de los Montcada y de los Cervelló y del conde Ramon Berenguer IV. Los monjes, procedentes del monasterio occitano de la Gran Selva, encontraron a orillas del río Gaià el emplazamiento idóneo para edificar un monasterio. Sigue las estrictas exigencias arquitectónicas de la Orden y es el único de la Ruta del Cister que no tiene vida monástica. Santes Creus tuvo su momento de mayor esplendor en los siglos XIII y XIV gracias al favor del linaje real y la nobleza hasta el año 1835 en el que como consecuencia de la desamortización de Mendizábal, la comunidad abandona el edificio y se consuma el declive del monasterio.

Los reyes Pere el Gran y Jaume II el Justo y su mujer Blanca de Anjou lo escogieron como panteón y fueron activos protectores y mecenas. Sus restos reposan en la iglesia en dos monumentos funerarios, considerados obras principales del primer gótico catalán y los únicos que nos han llegado intactos de reyes de la Corona de Aragón. El núcleo principal del complejo lo forman tres piezas básicas: la iglesia,el claustro adosado a ella y la sala capitular. Se agregan el refectorio, el locutorio, la sala de los monjes o scriptorium y, en una segunda planta, el dormitorio común.

Visitado este último monasterio de la ruta del Císter ponemos rumbo de nuevo a Tarragona, primero volviendo sobre nuestros pasos hasta coger momentáneamente la C-51 y posteriormente la N-240 que tras 200 km de ruta nos devolverá a la capital de la provincia para poner punto y final a una jornada de moto difícil de igualar.

¡Y recuerda! desde YA puedes disfrutar con RidenRoad de esta ruta en moto con un fantástico paquete especial para moter@s”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: