Prueba Yamaha MT-09 Tracer

Amanecía buen día (teniendo en cuenta el frío que había hecho los días anteriores), aunque a medida que iba avanzando la mañana y se acercaba la hora, se iba nublando y oscureciendo. Todo ello me recordaba que esa tarde tenía una cita con el lado oscuro de Japón.

Tracer

Yamaha MT-09 Tracer

Y es que a las 17:30 tenía reservada una prueba en Motos Cortés de la nueva Yamaha MT-09 Tracer, una moto que desde que vi la primera foto me ha desvelado más de una noche y de dos. No recuerdo haber estado tan nervioso y con tantas ganas antes de probar una moto.

El caso es que desde que probé la Yamaha MT-09, me ha hecho replantearme mucho mi punto de vista sobre qué moto tener, ya que a pesar de que mi debilidad desde bien pequeño han sido las deportivas, según se van cumpliendo años, uno ve vida más allá, y prefiere motos más divertidas aunque tengan menos prestaciones puras.

Y esto es lo que pasa con las nuevas Yamaha, que bajo mi punto de vista, son motos para divertirse. Y mucho. Y claro, este nuevo modelo, aunque tenga una orientación hacia un uso más racional, no iba a ser menos.

Vista lateral

Vista lateral

Así que llegamos a Motos Cortés a la hora indicada, y nada más entrar la veo de frente, subida en el gato hidráulico dentro del taller. Parecía que me estaba esperando. Era de color Rojo Lava (justo el que más me gusta), y desde luego, la primera impresión no me defraudó en absoluto.

La bajan del gato hidráulico y la acercan a donde estoy. Guille, amablemente me empieza a explicar las características principales de este modelo. Y aunque había leído bastantes pruebas previamente, aún no sabía muchas cosas.

A simple vista, lo que más llama la atención es el cambio en la estética. Más alta, con un nuevo frontal en el que destaca el doble faro de luces de led, la mini cúpula y los paramanos que vienen de serie.

La moto lleva el mismo propulsor que su predecesora. Un tricilíndrico de 4 tiempos y 4 válvulas, refrigerado por agua de 847 cc y 115 cv. La cifra de par es de 87,5 Nm a 8.500 rpm. Asusta. El escape lo encontramos en la misma posición, en la parte baja del motor con salida lateral por la derecha.

Al igual que la Yamaha MT-09, cuenta con tres modos de conducción, A, STD y B (aunque mejorados). Por defecto, cuando arrancamos la moto está en el modo STD, que es el modo medio en el que la entrega de potencia y de par es buena, pero no tan descabellada como en el modo A. Con el botón que se encuentra en la piña derecha cambiamos al modo siguiente, el modo A. Aquí encontramos lo que de verdad esconde este motor. La potencia y el par en su totalidad. Volvemos a pulsar y llegamos al modo B. Éste es el más tranquilo, ya que según me contó Guille, la moto nos entrega la potencia y par de forma más suave, un 40% menos respecto al modo STD, ideal para ciudad, carreteras con poco agarre y condiciones malas (aquí añadiría que es bueno también para ir conociendo la moto).

En cuanto a la parte ciclo, no se aprecian cambios notables respecto a su predecesora a pesar de que ha sido diseñada para un segmento diferente. Tanto el chasis como la suspensión delantera y trasera siguen sin modificaciones. El chasis sigue siendo de diamante, la suspensión delantera se compone de horquillas telescópicas y la trasera de una suspensión tipo eslabón.

Los frenos delanteros son dos discos hidráulicos de 298 mm, y el trasero es de 245 mm. Ambos trenes cuentan con

Freno delantero

Freno delantero

ABS de serie, desconectable aunque no de forma fácil y sencilla, por lo que me contó. El ABS trasero es más sensible que el delantero, para evitar posibles bloqueos de la rueda trasera y que la moto derrape y se ladee.

En cuanto a las ruedas, el delantero es de 120/70-17 y el trasero de 180/70-17.

Este modelo también viene equipado con control de tracción de serie. Éste sí que es desconectable de forma sencilla mediante un botón que se encuentra en el panel de instrumentos.

El fabricante declara un peso de 210 kg con los depósitos llenos. El depósito de combustible tiene una capacidad de 18 litros, 4 más que la versión naked (algo lógico teniendo en cuenta las pretensiones de este modelo), y el de aceite es de 3,4 litros.

El panel de instrumentos es similar en forma y presentación al de su prima la Yamaha Super Ténéré, aunque no en contenido, ya que, de momento no tiene todas las características de ésta. Está dividido en dos partes, ambas con muy buena visbilidad, ya que de un vistazo podemos ver casi toda la información. En la parte izquierda encontramos el odómetro, las revoluciones, nivel de combustible, hora y modo de motor en el que circulamos. En la parte derecha veremos la marcha engranada, y con un botón situado en la piña izquierda podremos ir viendo los kilómetros totales y parciales, temperatura del aceite, tiempo del viaje, consumo medio… Otra característica es que a este cuadro le podemos dar un toque más personal, cambiando colores y alguna cosilla más, pero esto ya no lo vi.

Otra diferencia respecto a la MT-09 es el asiento, que en la Tracer se encuentra dividido en dos. Me resultó más cómodo ya que también es más ancho en la parte donde apoyamos las posaderas. Además, es regulable en altura, pasando de los 845 mm a 860 mm.

Un buen detalle con el que cuenta esta trail asfáltica es que viene con el soporte para las maletas integrado en el subchasis, porque claro, una trail sin maletas, no es una trail.

Vamos con la prueba…

LA PRUEBA

Lo primero que veo al subirme es la altura. Aunque es alta y el sillín se encuentra regulado en la más alta, llego bien al suelo con mi 1’72. El manillar me dio la sensación de que es más ancho que en la versión naked y los pies los noto que están un pelín más abajo a como recuerdo en la MT-09.

El sonido me gusta, me encanta. De serie tiene un sonido perfecto. Perfecto para el uso que ha sido concebida. En uso urbano no llamas excesivamente la atención pero tampoco pasas desapercibido y en ruta y viajes el motor aúlla como un lobo feroz pero no molesta.

El embrague va muy suave, así que meto primera y me dirijo hacia el tramo que tengo más cerquita y que utilizo para realizar las pruebas siempre que el tiempo que me dejan me permita llegar a él.

Aunque por defecto el motor va en el modo STD, decido empezar poco a poco y elijo el modo B. Por varios motivos; no conozco la moto y ya sé que es un poco brusca y porque dado el invierno que llevamos y mi tiempo disponible últimamente, este año lo que se dice montar en moto, no es lo que he hecho precisamente… Así que mejor, vamos poco a poco.

El modo B, a pesar de ser el más “flojo”, tiene potencia suficiente para salir como un cohete de cualquier semáforo o realizar cualquier adelantamiento o incorporación sin ningún problema. Se nota que entrega la potencia de forma más suave a los otros dos modos, pero en ningún momento pensarás que se queda escaso, de hecho, para el uso que está indicado, tiene demasiada potencia.

El primer tramo que es por autovía, noto que la pantalla, a pesar de ser pequeña, me protege bien del viento, aunque parece que noto algo más de ruido en el casco que cuando voy con mi moto. La moto se maneja muy bien, demuestra aplomo y con el manillar ancho tengo la sensación de tener todo el control.

Pulso el botón que se encuentra en la piña derecha para pasar al modo STD. Al igual que en la MT-09, me resultó

Vista interior

Vista interior

bastante incómodo, ya que tenía que soltar el puño para poder pulsarlo, y no tengo precisamente la mano pequeña. En el modo STD ya se nota diferencia respecto al B. La moto se vuelve más brusca y se nota que tiene más aceleración, aunque aún no he llegado al plato fuerte.

Vuelvo a soltar el acelerador para pasar al modo A. Al volver a acelerar, los pies salen de las estriberas. “Pero esto que éeee??” como diría Mauricio Colmenero. La moto se vuelve rabiosa, con fuerza y con ganas de sacar lo que lleva dentro a la más mínima insinuación en el acelerador. Al principio me costó un poco acostumbrarme a este modo, ya que como digo, al más mínimo giro del puño, la moto responde de forma más brusca, y dado el tiempo que llevaba sin montar en moto, me hizo tomarme las cosas con más calma aún.

El modo A entrega toda la potencia y el par que tiene el tricilíndrico de la Tracer. Si aceleras a fondo, notarás como la dirección se vuelve blanda en todas las marchas, como si fuese despegada del suelo en todo momento. Eso sí, la rueda delantera, a pesar de querer levantarse, no lo hace con tanta facilidad como la MT-09 naked.

La moto muestra un aplomo realmente bueno a cualquier velocidad, incluso a velocidades algo superiores a lo permitido no se mueve en absoluto. Yamaha ha hecho un buen trabajo en la parte ciclo.

Llegamos a la zona de curvas y veo que la moto se desenvuelve bastante bien en este terreno. Más bien diría que está encantada de estar aquí. Aunque el ritmo no fue alto, se aprecia que las suspensiones son más duras que la versión naked y toma las curvas como si fuera sobre raíles. El peso no se nota en absoluto, y gracias al manillar ancho, se puede manejar la moto realmente bien.

El control de tracción no entra tan fácilmente, ya que únicamente conseguí ver el parpadeo en el display en una ocasión acelerando en segunda. En cuanto al ABS, el delantero no lo probé (tampoco tenía intención) y el trasero, a pesar de ser más sensible, lo salté en una ocasión intencionadamente, por verlo únicamente, pero tampoco es muy intrusivo.

Retomamos camino de vuelta para devolverla a Motos Cortés (con muy pocas ganas, me la hubiera llevado a mi garaje directamente, pero de momento, es lo que hay), no sin antes probar de nuevo la aceleración en cada uno de los modos. Efectivamente se nota la entrega de potencia de uno a otro.

Llegando me encuentro con poco de tráfico por unos semáforos, y decido intentar colarme entre coches. Aquí también se nota el manillar ancho, pero como desventaja, ya que nos resultará más difícil ir sorteando los vehículos mientras están parados, a pesar de que el manillar está más alto que los retrovisores, necesitaremos bastante espacio para llegar a la pole en los semáforos.

Cuando llego a Motos Cortés, quito el contacto y veo en el display como la moto se despide de mí, con un sutil mensaje, See you next time (Hasta la próxima). ¡A ver si es verdad!

Me parece una moto muy completa, para poder usar a diario, para salir de ruta un día cualquiera o para realizar un viaje. Con sus 3 modos, tenemos diferentes opciones para diferentes momentos, según lo que vayamos buscando. Así que un servidor ya la ha incluido en la lista de “Próximas…”.

La podemos encontrar en 3 colores disponibles (Gris Mate, Rojo Lava y Race Blu), aunque actualmente, según me contaron en Motos Cortés, no hay disponibilidad hasta el mes de Mayo, a no ser que sea bajo pedido.

El precio de este modelo es de 9.799 €. Actualmente y hasta el 31 de Marzo, Yamaha tiene en promoción un mes de seguro a todo riesgo gratis, y si continuas con los 11 meses siguientes, obtienes un sistema localizador antirrobo, con condiciones, que desconozco.

GALERÍA

Agradecer a la gente de Motos Cortés el trato y la atención recibida, fenomenal como siempre.

Jorge Gixxer

Anuncios

8 comentarios en “Prueba Yamaha MT-09 Tracer

  1. Preciosa para irse de escapada. Quiero aprovechar para agradecer el artículo de la mt-07, por la que al final me decanté por ella y estoy encantado hasta la fecha disfrutando como un enano. Saludos!

  2. muy buena prueba, esta moto me tiene loco, aunque me queda un añito de A2 esta en mi lista de preferidas, tengo ganas de probar ese motor, tengo un xj6 nueva y ya me parece potente con sus 80 cv…

    • Hola Jorge,

      Gracias por el comentario. Te pasa lo que a mí, me encanta esta moto, de hecho, te diría que es la principal candidata para ser la próxima que tenga. Así que ánimo, que un añito pasa volao’, y aunque la XJ6 es una señora moto, y un buen pepino, la Tracer mola, jeje.

      Jorge

  3. 2 que prové, les temblaba el manillar cuando llegabas a 170, dando miedo a 200, asi que esta moto no es para circuito. Como el limite es 120, jamas deberias encontrarte con este problema.

    • Hola Paco,

      Coincido contigo, es una moto que no está concebida para ir a altas velocidades (aunque el motor llega de sobra y lo permite) sino más bien para tiradas largas de kilómetros con equipaje y de forma cómoda. Además, dado el afán recaudatorio y criminalizador de la DGT hacia la velocidad, no es muy aconsejable pasarse con el puño.

      Y también opino que la moto es increíble. De hecho, está en mi punto de mira.

      PD: la probaste bien ehh!! jeje

      Un saludo
      Jorge

  4. Eso si, impresionante en todos los demas aspectos, aceleración brutal, manejabilidad, par, facilidad en arrancar aun teniendo una primera muy larga (111 km/h a 11.500)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s