Equipación Dainese.

Ya era hora de hacerme con un mono y unas botas en condiciones, y al final ha tocado!!!

Los que nos seguís, sabéis que mucha de la equipación y de las motocicletas que probamos, son de Motos Ceni que es concesionario oficial de la marca italiana.

Dainese

Dainese

Bueno, pues puestos en marcha busqué Dainese, también miré Spidi, Alpinestars, pero siempre por Internet, aunque eso de no probarte el mono… era algo que no me convencía por experiencias previas; con las botas lo tendría más fácil, ya que mi número de pie lo conozco, pero la talla de cada mono es un mundo. Así pues, sabiendo cómo me tratarían en Ceni, y siendo amigos desde hace más de 26 años, pues qué queréis que os cuente que me fui de cabeza allí, estaba claro.

Empezamos con una talla 54, ya que algo de “barriga” hay y había que mirar todo… la talla 54 parecía encajar en mi “body”, ya que mis piernas son anchas y tengo mucho gemelo, pero Ángel, que lleva vendiendo equipación desde hace muchos muchos años, me dijo directamente: “éstas arrugas me dicen que tu talla es la 52, digas lo que digas… así que sácate ese mono y te vas a probar la 52 que yo te diga”.

Mi primera impresión, tras haberme probado la 54 y que parecía que me quedaba bien, todo en su sitio y con la que me sentía a gusto, me la quité no sin antes recalcar airadas protestas ante Ángel, diciendo que parecería un “chorizo embutido”, que si “tengo mucha pierna”, que “mis gemelos son muy grandes” y no sé cuántas más excusas, a lo que Ángel me respondió con una “alzada de cejas” y los otros dos empleados se “meaban de la risa”.

Me dio un sotomono, para entrar bien y sin problemas y que “resbalase” por el interior. Para mi sorpresa, todo entró como si no costase. Notaba las piernas un poco más ajustadas pero sin apretar ni sentirme incómodo ni dolorido, nada en absoluto. Me agaché, me levanté, me senté… estaba cómodo!

Tocaba ponerse la cazadora y unir ambas partes por la cremallera. Sin problemas y las arrugas que aparecían a la altura de mi pecho y en el centro y debajo de mis axilas habían desaparecido. Eso si, me notaba un poco, no sé… “anquilosado”? Quizá no es la expresión, pero parecía que me habían metido un palo de escoba por donde amargan los pepinos o que estaba más tieso que el hermano pequeño de Nacho Vidal.

Todo fue cuestión de empezar a moverse como si el mal de San Vitto me hubiese poseído y entonces empecé a encontrarme más cómodo. Ángel, sonreía y no decía nada al ver mi cara al mirarme al espejo y ver que estaba todo como tenía que estar, en su sitio, y perfectamente!!!

Tocaba ponerse las botas, para ver el conjunto. Las elegidas eran unas Dainese TR-COURSE OUT. Lo de Out, es porque el mono va por dentro de la caña de la bota.

Dainese TR-COURSE OUT

Dainese TR-COURSE OUT

La bota en si, es “rara” porque es una bota “racing” y eso de que la parte posterior se “abra” para dejar paso al pie dentro de una especie de funda-calcetín… perdonadme la ignorancia pero aunque había visto más de una bota así, nunca me había visto en la situación de tener que ponermela, y más cuando encima lleva una cremallera que recorre toda la parte posterior, desde el talón al gemelo. Eso obliga a inclinar la pierna hacia delante para permitir que la cremallera recorra con naturalidad su camino y la bota cierre correctamente. Además incorpora dos pestañas lateras de ajuste por velcro, que Ángel se encargó de dejar a mi medida y de ajustarme.

La leche!!! Vuelvo a sentir raro, parece que vuelvo a sentir la sensación de palo de escoba!!! Otro movimiento de nuevo.. otros más… ¿todo en su sitio? Arriba, abajo, arriba de nuevo, abajo, pierna arriba, la otra… brazo derecho, izquierdo!! Y vuelve la sensación de estar de nuevo todo en su sitio.

Y llegó el día de estrenar toda la equipación. Es domingo 11 de enero y amanece el día con unos cálidos -2ºC en Torrejón de Ardoz -una ciudad cercana a Madrid- y si a eso añadimos el catarro que tengo… pues viva la “imprudencia” y a rodar en moto!!!

Empecé poco a poco, y primero me puse las mallas térmicas de invierno que tengo, seguidas de unos calcetines de invierno. Pantalón… Ooooopa! Pa dentro sin problemas. Botas… y aquí vino “mi cagada”… no me acordaba que el mono ha de ir por dentro de las botas y ajusté las dos cremalleras del mono para que las botas fuesen por fuera. Tampoco quedó mal, pero no es su sitio!!! Así que para la próxima tendré que recordarlo.

Camiseta interior, térmica y cazadora, y ahora a unir con el pantalón… uffff… de nuevo la sensación de “palo” aparece!!! A moverse, y en menos de 5 movimientos, todo en su sitio. Salimos y la piel, se enfría con rapidez, pero me encuentro muy cómodo encima de la moto. No extraño ni tan siquiera las botas ni el cambio de marchas, ni tampoco el freno trasero. Me hice unos cuantos km de autovía y más curvas aún. Todo perfecto. A medida que pasaban los kilómetros, me iba encontrando cada vez a más gusto y más cómodo.

Creía que me iba a volver loco para poder quitarme toda la “armadura” pero no fue así. Sólo ha sido una puesta, pero me he encontrado a la perfección, así que la próxima entrada en circuito, ya la haré con el mono de piel y con las botas, el equipamiento que debe de ser… y que será en mayo, el día 24 en el circuito de Albacete… ganas acumuladas hay y muchas!!!

Galería Mono Dainese Avro Div. 1

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Galería Botas Dainese TR-COURSE OUT

Alexpc73
V’sss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s