Yamaha MT-09 Tracer 2015 by Edgar

Edgar, motero y colaborador de MasQueCurvas, del que ya publicamos su prueba de la nueva Honda VFR 800, nos trae en esta ocasión sus impresiones sobre la nueva Yamaha MT-09 Tracer (que nosotros también pudimos probar y publicamos la entrada aquí).

“Hace unos días tuve ocasión de asistir a unas jornadas sobre relaciones laborales y Recursos Humanos. Uno de los ponentes presentó una definición de “costumbre” que me pareció especialmente interesante. “Costumbre es aquello que hace que vivamos en una jaula… aun sabiendo que la puerta está abierta…”. En un mundo tan cambiante como es este, quien no innova y no rompe con lo anterior, acaba metiéndose en problemas… y si no que se lo digan a Kodak…

Yamaha está libre de pecado en este aspecto. Desde luego, la nueva R1 ha dado un gran salto hacia delante, pero no hace falta acudir a una moto de más de 20.000 euros para encontrar la ruptura con el pasado. La reciente gama MT está siendo un éxito de ventas. Partiendo de una hoja en blanco, tanto la MT-07 como la MT-09, han acabado por llevarse gran parte del pastel del mercado de motos de media cilindrada, a base de hacer motos modernas, atractivas, divertidas y con una excelente relación calidad-precio.

IMG_3559El último producto de la saga MT (con permiso de la MT-125) es la MT-09 Tracer, que ya lleva unos meses entre nosotros. Una moto que hace un guiño al mercado, y ataca directamente al sector que más está creciendo en los últimos años: las trail o pseudo-trail o adventure, o la “etiqueta” que a cada uno más gracia le haga.

Seré sincero. Tenía muchas ganas de probar esta moto. ¿Una moto alta, presumiblemente cómoda, con el motor de la MT-09 normal (y sus 115 CVs), sin capar ni nada?. El “bicho” prometía. Intenté no leer nada sobre ella antes de “catarla”, para no estar influenciado por las numerosas pruebas, comentarios y opiniones que existen en internet, aunque he de reconocer que me resultó tan difícil como evitar oír hablar de MasterChef y del maldito león/patata con gamba ese…

Como siempre cuando voy a subirme en una moto de pruebas, tenía ese hormigueo tan típico, que recorre todo el cuerpo, y que acompaña a las manos sudorosas, que no paran de frotarse contra la pernera del pantalón. Es lógico, por un lado, quiero probarla y probarla a conciencia. Pero por otro lado, tampoco quiero empotrar una unidad que me cede amablemente el concesionario (Motos Cortés, por cierto) contra la parte trasera de un Volvo.

Por fin, después de realizar el papeleo de rigor, aparece la Tracer que iba a ser mi compañera durante este contacto. La unidad que pude probar era de color rojo. Muy bonita, la verdad. Observándola con atención, la sensación es la de un producto decentemente acabado y rematado. Pese a que la estética es bastante arriesgada y puede que no sea plato de gusto para todos, a mí me encantó, y eso que suelo ser muy conservador en este apartado. El cuadro de instrumentos, que por las fotos que había podido ver anteriormente me parecía una caja de zapatos, en directo gana un montón y resulta atractivo a la vista, además de aportar gran cantidad de información de manera clara y sencilla.

IMG_3560Al sentarme en ella, la posición de conducción me resultó muy chocante, puesto que mi montura habitual es una Kawasaki ZX9R, y no estoy acostumbrado a este tipo de motos. Dicho esto, he de reconocer que la postura no me disgustó. Era raro tener las manos tan altas y cerca de mi pecho, pero las estriberas, muy bien colocadas, terminan por redondear una postura bastante cómoda.

Nada más arrancar y serpenteando ya entre los primeros semáforos, enseguida sale a relucir una de las mejores cosas que tiene esta moto: el motor. El sonido es discreto; las vibraciones, contenidas; pero no te dejes engañar. El empuje del que dispone en toda la gama, es una auténtica delicia. Responde bien desde abajo, por lo que circular con ella en plan tranquilo, usando marchas largas, no representa ningún esfuerzo. Eso sí, cuando estiras las marchas, esta Tracer tira, y mucho, especialmente entre 6.500 y 10.500 rpm. Ahí va de maravilla. Por cierto, mencionar que cuando llegas al corte de encendido, ejem… desaparece la información del ordenador de abordo…

Para que este motor tuviese un “10”, necesitaría una inyección más refinada, que proporcione mejor tacto de acelerador. La Tracer es algo brusca en la primera apertura de gas, incluso en el modo Standard. No es desastroso ni mucho menos, pero podría ser más suave. Es un mal que sufro a diario en mi ZX9R de carburadores y que también me he encontrado en otras motos más modernas y de inyección. En el caso de la Yamaha, me temo que no es un tema de calibración de los modos de inyección, sino que es debido a un sistema poco afinado o “barato”. Estoy seguro de que un Power-Commander resolvería esto de un plumazo. En cualquier caso, insisto, la inyección es mejorable, pero no tanto como para fastidiarte las salidas los domingos o echar de menos el olor del metro en hora punta de camino al trabajo entre semana.

IMG_3561Ya que menciono la inyección, diré que esta moto dispone de tres mapas distintos. Las diferencias entre ellos se notan claramente. A modo de resumen, el modo Standard sirve para todo tipo de conducción. El motor ofrece toda su potencia, pero el tacto de gas no resulta muy agresivo. El modo A, más “cañero”, sólo sirve para eso, para darle caña en carreteras de montaña, porque en ciudad cocea muchísimo y llevarla suavemente a punta de gas en autovía se complica. Finalmente, el modo B, que es el más suave, me pareció absolutamente inútil, porque tamiza demasiado la respuesta y ni siquiera para agua lo utilizaría yo. Sólo si te pilla una nevada… y ni así 😉

Para cerrar el apartado de motor, mencionar que, haciendo el imbécil con ella, el consumo estuvo un pelín por encima de 5 litros a los 100 kms. Con cuidado, bajar hasta los 4 litros no me parecería descabellado.

En cuanto al comportamiento, me encantó la agilidad que tiene. Se mueve muy fácil y rápido de lado a lado. Manillar alto y ancho, además de postura erguida, simplifican mucho el proceso de cambio de dirección en las curvas lentas y enlazadas. Como contrapartida, no me pareció muy estable en zonas algo más rápidas. La parte trasera iba muy bien, pero la horquilla me resultó excesivamente  blanda. Sí, se traga todos los baches y pasa por asfalto descarnado perfectamente, pero en las transiciones de acelerar-frenar o frenar-soltar, hay mucha trasferencia de peso hacia delante y hacia atrás, con lo que te da la sensación de no pisar demasiado firme. Lo mismo pasa con los cambios rápidos de dirección, donde hay un momento en que dejas de sentir la rueda delantera. Esto provoca que no hagas los cambios de dirección tan rápido como el resto del chasis permitiría, para dar algo de tiempo a que la horquilla se vuelva a comprimir y que la rueda delantera lea perfectamente el terreno. Esto mismo se lo comenté al comercial que me atendió, y le dije que si tuviese una en propiedad, subiría la compresión y quizás un poco de extensión inmediatamente… Para mi sorpresa, me contesta que el iría más lejos aún, subiendo las barras (para amorrarla un poco de delante), y que cambiaría el aceite por otro más denso…

En fin, por zonas ratoneras y rotas debe ir como un tiro, pero tal y como viene de serie, en zonas más abiertas y de mejor asfalto, echo de menos más confianza delante, sobre todo con el motor que tiene, que te puede sacar de las curvas con mucha soltura y puedes llegar a cualquier sitio muy rápido. Al menos, frena bien, aunque para qué nos vamos a engañar, con dos o tres frenadas fuertes que hice, tampoco me atrevo a sacar conclusiones definitivas en este aspecto.

La vuelta al concesionario discurrió por vías rápidas y algo de ciudad. En estos menesteres la Tracer se comporta fenomenalmente. Buena postura de conducción, mandos muy suaves, y una protección aerodinámica decente. Sólo la parte alta del casco queda más expuesta (mido 1,85). Eso sí, ¡la cúpula vibraba una barbaridad!. Caso aparte es el asiento, que me pareció duro, algo sorprendente para una moto con vocación bastante rutera. No sé qué forma tiene que se acaba clavando en las nalgas. No parece estar suavizado o rebajado en los laterales para amoldarse al cuerpo, con lo que en viajes largos esto se acabará notando, y mucho.

Una vez delante del concesionario, me bajo con una sensación tremendamente agradable, pero con un montón de dudas en mi cabeza. Al terminar la prueba de una moto, que un concesionario o amigo me presta, suelo tener las cosas bastante claras. O me enamora (aun con sus apartados mejorables, que no me corto en mencionar) o le saco pegas por todas partes, pareciendo un infame desagradecido (cuando agradezco infinitamente que me dejen probar cualquier moto, he de aclarar). Sin embargo, en esta ocasión acabé desconcertado.IMG_3558

No dejo de pensar que esta MT-09 Tracer es un gran producto. En general la moto va muy bien, está bastante equipada, resulta atractiva, no es gastona y además tiene un precio bastante bueno, teniendo en cuenta todo lo que ofrece. Personalmente, me la plantearía como próxima moto, si fuese capaz de prescindir de tener una deportiva. Sólo necesitaría pulir cuatro detalles: regular horquilla, instalar un Power-Commander, poner un asiento de gel y, si fuese posible, mover el manillar hacia delante para separarlo un poco del pecho, y de este modo conseguir una moto fantástica para todo uso: ir al trabajo, viajes, curvas, a dúo… Es cierto, me encanta, pero me asaltan ciertas dudas. ¿Se curaría esa falta de aplomo delante, simplemente regulando la horquilla?. ¿Me acostumbraría a llevar todos los días un manillar alto?. ¿La cambiaría por una deportiva?. ¿De verdad, una única moto, puede abarcar tan bien tantas facetas diferentes?

¿Y vosotros que opináis?

Eso sí, quien quiera comprar una, que tenga paciencia. Resulta harto complicado encontrar alguna unidad en stock en la mayoría de concesionarios. Si esto no es tener éxito, entonces no sé lo que es.

Edgar

Anuncios

2 comentarios sobre “Yamaha MT-09 Tracer 2015 by Edgar

Agrega el tuyo

  1. Me ha gustado mucho el resumen de Edgar, porque yo también la he probado y estoy de acuerdo básicamente en todo (lo que digo en mi propio beneficio porque no soy ningún experto en la materia, y por lo tanto me agrada verme opinando lo mismo que alguien que sabe 😉 )

    1. Me alegro que te haya gustado Pachi, ya que Edgar es capaz de trasladar sus sensaciones “al papel” perfectamente y da gusto leerle. Esparamos siga colaborando con nosotros para tener el placer de seguir leyéndole.

      Jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: